La Altántida: vestigios de una civilización olvidada


La Atlántida es un continente perdido y misterioso que alimenta nuestra curiosidad más profunda. Hemos encontrado pruebas de que el continente podría haber existido, ya que los supervivientes de la Atlántida dejaron evidencias de su paso por todo el mundo.


Platón fue el primero en mencionarlo en sus diálogos Timeo y Critias. Y después de él, otros siguieron interesándose por el mítico continente. Plutarco, Plinio el Viejo y Diodoro de Sicilia, entre otros, tratan este asunto en algunos de sus escritos. 
Muchos creen que tan solo se trata de una fantasía del filósofo griego. Pero Platón deja constáncia de que el venerado legislador de Atenas, Solón, consiguió hablar con sacerdotes egipcios de Sais. Éstos le contaron que nueve mil años antes de la época de Solón, los atenienses detuvieron el avance del imperio de los atlantes, belicosos habitantes de una gran isla llamada Atlántida, situada frente a las Columnas de Heracles. Al poco tiempo de la victoria ateniense, desapareció en el mar a causa de un maremoto.
Encontramos restos arquitectónicos y megalitos anteriores a la Edad de Piedra, orientados según esquemas astronómicos. Este dato nos indica que antes de la prehistória existió una civilización con grandes conocimientos sobre astronomía e ingeniería.



En la actualidad nos han llegado legados de civilizaciones ya desaparecidas, pero de las que podemos hacer una reconstrucción más o menos precisa sobre su ubicación y su cultura. Sin embargo, sobre la Atlántida no podemos saber más de lo que nos cuentan los textos clásicos. Pero existen otro tipo de indicios, que nos dan pistas sobre lo que esta gran civilización pudo haber sido.

¿Qué pensar, por ejemplo, de los mitos universales que preservaron el remoto conocimiento de la precesión de los equinoccios, un fenómeno astronómico supuestamente descubierto por Hiparco en el 127 a.C.?

El hecho de que este ciclo se complete cada 26.000 años sugiere que los humanos habrían estado observando el cielo sistemáticamente durante milenios, según expusieron con todo detalle Giorgia de Santillana y Hertha Von Dechend.

Otro misterio que demostraría la existencia de una civilización ancestral y muy avanzada es el mapa de Piri Reis. En él aparece el continente Antártico sin hielo, lo cual demuestra que se realizó antes de la Era Glacial, hace por lo menos 11.500 años.


Mapa de Piri Reis


Desde que Platón mencionó el continete perdido en sus textos, muchos han sido los que han querido investigarlo y saber dónde se encuentra, y qué tipo de civilización era. Arqueólogos, geólogos, paleontólogos, y ocultistas han puesto todo de su parte para hallar evidencias de la Atlántida.

EVIDENCIAS DE UNA CIVILIZACIÓN AVANZADA HACE MILES DE AÑOS

Según un discípulo de Blavatsky, W. Scott Elliot, los atlántes fueron descendientes de Lemuria y sus elevados conocimientos. 

Entre sus Subrazas se contaban los primeros sernitas y mongoles, pero la principal Subraza regente de la Atlántida habría sido la Tolteca, que conquistó el continente. Antes de la destrucción final, un grupo de iniciados Toltecas emigró a América y Egipto. 




John A. West demostró que la erosión sufrida por la Esfinge de Gizeh, no se debía al viento del desierto, sino a la acción de la lluvia. Tal hallazgo suponía datar la Esfinge en al menos 9.500 de antigüedad, en vez de 4.500 como se creía. Una obra de tal magnitud solo pudo haberse construido con unos conocimientos arquitectónicos, astronómicos y matemáticos de una cultura muy anterior a la Egipcia. Algo semejante podría decirse de la arquitectura de Tiahuanaco, construida supuestamente por los toltecas que emigraron a América. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario