El misterio de los guerreros de Xi'an


Esta vez nos encontramos en los confines de China, para estudiar uno de los trabajos humanos más misteriosos de todos los tiempos. Se trata de los guerreros de terracota de Xi'an.

Éstos fueron encontrados en 1974 cerca de la tumba del Emperador chino Qin Shi Huang (210-209 a.C.), por unos campesinos de la región que empezaron a hacer un pozo con la finalidad de extraer agua para sus plantaciones y huertos. 

En total existen más de 6.000 guerreros, algunos de los cuales aún no han sido desenterrados por el siguiente motivo: las estatuas estan pintadas en colores muy vivos, pero al entrar en contacto con el oxígeno pierden poco a poco su pigmentación. Es por esto que están intentando indagar alguna forma de evitar este fenómeno y poder conservar la pigmentación original de dichas esculturas. 

En el Museo se muestran fotografías de las estatuas con la policromía.

Las figuras miden de 1,80 a 2 metros de altura, rasgo que llama la atención, ya que en la época en que fueron confeccionadas, los chinos medían poco más de 1'60 metros. Pero la que es sin duda la característica más especial de estos guerreros es su personalidad. Cada figura tiene un rostro diferente (bigotes, peinados, rasgos de diferentes etnias), y sus armaduras y vestimentas son también únicas en cada individuo. 




¿Cúanto se pudo tardar en confeccionar 6.000 esculturas, todas ellas diferentes, y algunas de ellas con caballo incluído?


Además, las facciones de sus caras no inspiran miedo ni temor, sino más bien todo lo contrario. Todas ellas son caras tranquilas y llenas de serenidad. 

Según las crónicas de la época de Sima Qian, en el año 246 a. C., el Emperador empezó los trabajos para su tumba, que debía ser copia del universo conocido y encerrar en sí todas las maravillas del mundo. Reclutó a más de 700.000 soldados de todos los rincones del país para la construcción de lo que debía ser la morada eterna más espléndida de todos los tiempos: El mausoleo del emperador Qin Shi Huangdi. El techo de la cámara fúnebre era de bronce salpicado de gemas como si de un cielo estrellado se tratara; en el suelo había ríos de mercurio, que se hacían fluir mecánicamente, y que representaban el río Amarillo y el rio Azul.

Se dice que el Emperador hizo construir los guerreros de Xi'an porque se creía que seguiría teniendo tropas protegiéndolo en el Más Allá. Pero si el Emperador quería rodearse de soldados protectores, ¿por qué ordenó modelar esos rostros simpáticos y apaciguadores?

En la actualidad se han realizado moldes semejantes a los que debieran utilizarse para la fabricación de estos soldados, pero no ha sido posible igualar la perfección de estas estatuas, y los resultados han deribado en fracasos. ¿Qué técnica fue empleada para la construcción de éste singular ejército? ¿No dejaron constáncia de sus métodos de fabricación en ningún lado? Y otra vez más nos encontramos con la pregunta: ¿Cómo es posible que hace miles de años consiguieran hacer algo que en la actualidad nos resulta imposible?... tanto arqueólogos como investigadores del tema han quedado perplejos ante tal magnífica obra imposible de realizar en el día de hoy.


Sin duda es una obra magnífica, e imposible de igualar. Los guerreros de Xi'an han sido desenterrados, pero ¿cuándo saldrán a la luz los misterios que encierran en su interior?



3 comentarios:

  1. Sorprendente!! tal vez se escuche muy tonto e imposible, pero me atrevo a pensar que por la perfeccion de los rostros estos hombres fueron reales, y algo los convirtio en piedra, como la leyenda de la Gorgona Medusa

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso que todos esos rostros son la imagen real de cada soldado del emperador. Me imagino que a cada uno cada vez que podían lo llevaban tomaban una impresión de su rostro y luego lo reproducían a una escala más grande de tamaño.

    ResponderEliminar