El Mecanismo de Anticitera: sofisticado calendario astronómico de más de 2.000 años



El mecanismo de Anticitera es uno de los Ooparts más sorprendentes que existen: sirvió como calendario astronómico en una época inexplicablemente temprana, en la que los creadores aún no tenían los conocimientos suficientes para hacer un artefacto semejante. Pero investigaciones recientes parecen constatar que el artilugio podría haberse construído mucho antes de lo que se calculó en un principio.


El mecanismo está compuesto por un conjunto de engranajes de bronce que servía para predecir eclipses, así como para calcular las posiciones astronómicas del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Júpiter.

Fue encontrado en los restos de un naufragio en la isla de Anticitera (Grecia) en el año 1901 y hasta ahora se calculaba que había sido creado en el año 87 antes de Cristo. Pero investigaciones recientes nos aportan nuevos datos: el historiador Christián C. Carman y el físico James Evans afirman que podría haberse construido incluso un siglo antes.

Éstos científicos estudiaron las inscripciones griegas que se encuentran en el mecanismo y sacaron los siguientes datos:

  •   Los cálculos utilizados para determinar las fechas de los eclipses no serían a partir de trigonometría griega, sinó que más bien pertenecerían a aritmética de origen babilónico.
  • El calendario comienza siete años después de la muerte de Arquímedes, a quien hasta ahora se le atribuía la autoría del artefacto.
  • Carman y Evans se aventuran a decir que el mecanismo de Anticitera podría haberse construido de 100 a 150 años antes del nacimiento de Cristo.
 

Desde luego, de lo que no hay duda es de que se trata de un Oopart fascinante compuesto por un sofisticado mecanismo que no se ha vuelto a fabricar hasta un milenio después, con la llegada de los primeros relojes astronómicos en la Europa Medieval.

El misterio no solo reside en que hizo falta un gran conocimiento para fabricar tal mecanismo astronómico, un conocimiento superior al que se tenían esa época. No hay que un aparato de tal sofisticación no fué reproducido en ningún caso hasta pasados mil años de evolución tecnológica. No se han encontrado artilugios semejantes en la época ni siquiera pasados unos años. 

El mecanismo de Anticetera esperó bajo las aguas a que el hombre moderno lo encontrara y lo sacase de nuevo a la superficie, como un objeto olvidado en la historia... guardando secretos que aún esperan a ser descubiertos.

1 comentario:

  1. NO ES TAN ANTICUADO COMO PARECE NI TAN NUEVO COMO LO PARECE SER, SOLO ES RECORDAR LOS VIEJOS TIEMPOS DEL HOMBRE Y EL PASO DE OTROS POR SU DESTINO.

    ResponderEliminar